Al momento de hablar de distribución de luz en un proyecto de iluminacion industrial, hacemos referencia a la distribución espacial de la potencia lumínica. Los diagramas Isolux la representan de una manera muy clara a través de colores falsos. En el diagrama que se obtiene se representa el color rojo, refleja la mayor cantidad de intensidad luminosa; mientras que el color amarillo, naranja, entre otros; indican la atenuación de la fuente lumínica en los estudios de iluminación.

Los beneficios de una buena distribución luminosa en los estudios de iluminación y aplicados en el ámbito laboral; especialmente en la industria, radica en el hecho de que un 80% de la información requerida para la ejecución de las tareas, estas se adquieren por el sentido de la visión.

Estudio de iluminacion industrial Ledsmex

El riesgo relacionado con la iluminación industrial, hace referencia a toda eventualidad que surge en el ámbito laboral por la cantidad de luminosidad (exceso o carencia) o por sus defectos (centelleo, deslumbramiento, contrastes inadecuados y otros). Si bien, la capacidad del ser humano para adaptarse al entorno es asombrosa, es un hecho que su comodidad, estado anímico y desempeño se ven afectados por la luz. Iluminaciones insuficientes, irregulares, contrastes excesivos y reflejos hacen que la fatiga aparezca mucho antes. En ese contexto, una iluminación industrial inadecuada o defectuosa genera cansancio, alteraciones visuales, incremento del esfuerzo mental, bajo rendimiento y hasta accidentes de diversa índole.

Un buen sistema de iluminación industrial debe asegurar, además de suficientes niveles de luz, un adecuado uso del color y del contraste, control de los deslumbramientos y confort visual.

Una iluminación industrial adecuada contribuye a:

  • Aumentar la productividad
  • Reducir los accidentes
  • Disminuir los errores
  • Aminorar la fatiga visual
  • Reducir el ausentismo laboral
  • Incrementar el confort visual
  • Estimular la buena actitud y satisfacción general
  • Y hasta mejorar el estado de animo

Mantener una iluminación industrial adecuada al tipo de trabajo, aumenta la productividad hasta en un 20% y reduce las bajas laborales, según un estudio realizado por los científicos holandeses Wout van Bommel y Gerrit van den Belt.

La iluminación es de suma importancia a la hora de crear nuevos espacios. La luz juega un papel muy importante en nuestra percepción del entorno y cómo nos relacionamos con él. Es capaz de cambiar nuestra forma de ver un espacio. Por ejemplo, al entrar en una tienda la focalización en un objeto y no en otro dependerá en gran medida de cómo esté iluminado. En un restaurante, una luz cálida hará que estemos más cómodos, con mayor apetito y que comamos más despacio. Por el contrario, una luz blanca hará que comamos más rápido.

Para regular la luz mínima necesaria existe normativa a nivel nacional. Donde se recoge en función del uso del espacio cómo iluminar correctamente un espacio. Sin embargo, dichas normativas no siempre garantizan que el usuario tenga una percepción agradable; ya que la regulación estimula la luz que se debe percibir en el plano horizontal y las personas percibimos la luz en el plano vertical.

La eficacia del sistema visual se mide en términos de rendimiento visual. El término rendimiento visual se emplea para cuantificar la aptitud de un individuo para: detectar, identificar y reaccionar ante los estímulos visuales existentes en su campo de visual.

El rendimiento visual depende de 2 cosas: de las características de la tarea a desarrollar y de la percepción visual del operador. A su vez, la percepción visual del operador está influenciada por las características del entorno visual (nivel de iluminación, deslumbramiento, estímulos visuales que pueden distraer su atención, etc.)

Las principales funciones visuales implicadas en la ejecución de la tarea visual, funciones que, en última instancia, intervienen en la percepción y el reconocimiento de las formas, son las siguientes:

La percepción de luminancia | iluminacion industrial

La luminancia es el parámetro de estímulo visual más primario; la sensación de luminosidad o brillo de una superficie es la sensación visual más simple.
Recordemos que la luminancia de una superficie o fuente luminosa es la intensidad de luz emitida por cada unidad de superficie. En fuentes secundarias esto depende de la reflectancia de la superficie y del nivel de iluminación.

El ojo humano tiene la facultad de adaptarse a muy distintos niveles de luminancia.

El nivel al que se encuentra adaptado el ojo en un momento dado se conoce como luminancia de adaptación. Hay que tener en cuenta que el ojo necesita tiempo para adaptarse a un nivel diferente de luminancia.

El tiempo de adaptación cuando la luminancia crece es pequeño, comparado con el requerido cuando la luminancia disminuye (en este último caso se pueden requerir varios minutos). Durante ese intervalo de tiempo, un trabajador puede quedar cegado o su capacidad de visión notablemente disminuida. Por esta razón, se recomienda introducir períodos de adaptación antes de comenzar a trabajar en ambientes poco iluminados después de haber permanecido en otro muy iluminado.

Otro aspecto importante que debemos considerar, es que, en condiciones normales, un aumento de luminancia conlleva una mejora del rendimiento visual. Esta mejora crece hasta un punto en el que ya no aumenta más, aunque siga aumentando la luminancia.

La mejora se manifiesta, sobre todo, cuando se ejecutan trabajos minuciosos o de poco contraste. Sin embargo, en tareas visuales bien contrastadas y que no precisan la percepción de detalles finos, el rendimiento visual máximo se consigue con niveles moderados de luminancia.
Para una tarea dada, el aumento de luminancia se puede conseguir incrementando el nivel de iluminación. Éste es el fundamento de las tablas de alumbrado, donde para cada tarea se estima el nivel mínimo de iluminación necesario para alcanzar el máximo rendimiento visual.

La percepción del contraste

La mayor parte de la información visual que recibimos no se debe a la luminancia, sino a las variaciones de luminancia que detecta el ojo en el campo visual, es decir, al contraste de luminancias.

La sensibilidad del ojo a la detección del contraste también aumenta con la luminancia de adaptación. En general, esta sensibilidad crece hasta llegar a una luminancia media del fondo de unas 100 Cd/m2. Naturalmente, esta luminancia depende tanto del nivel de iluminación como de la reflectancia de las superficies del entorno.

En conclusión, la iluminación, especialmente la iluminación industrial, es un aspecto fundamental a considerar para brindar espacios de trabajo saludables, cómodos y libres de cualquier riesgo. Por lo tanto, es importante que, al momento de planear algún proyecto de iluminación, se tenga el apoyo de un experto que nos pueda guiar de la mejor manera para el desarrollo del mismo y nos asegure que vamos a permanecer en cumplimiento de las más estrictas normas establecidas por la ley federal del trabajo.