La iluminación con tecnología LED ha venido a reemplazar el uso de las bombillas incandescentes y fluorescentes, gracias a las grandes ventajas que esta representa. Debido a su gran popularidad y eficiencia, han surgido diversos tipos de LED, como el LED COB  y SMD, los cuales, a pesar de pertenecer a esta misma tecnología, cuentan con grandes diferencias.

Tecnología LED

El interior de un LED contiene semiconductores encapsulados en resina de epoxi, lo que ayuda a que las lámparas no dejen de funcionar de un momento a otro, sino que tengan una degradación gradual a lo largo de su vida, caso contrario a las luminarias incandescentes y fluorescentes que pueden romperse o fallar. Es por esto, que la vida útil de una lámpara LED es hasta 30 veces más que una lámpara incandescente, 30 veces más que la de un tubo fluorescente, 25 veces más que la de un halógeno y 3 veces más que la de una lámpara de bajo consumo.

Además, al contrario de las bombillas tradicionales que emiten el calor hacia fuera, los LEDs lo hacen hacia dentro (lugar en donde se encuentra el propio diodo), por lo que entre mejor sea la gestión del calor a través del disipador, el chip se verá menos afectado.

LED SMD (Surface Mounted Device – Dispositivo Montado en Superficie)

Las características de este tipo de LED son las siguientes:

  • La construcción de este LED se basa en un conjunto de diodos (chip) en una placa de circuito impreso, encapsulado en resina semi-rígida.
  • El rendimiento lumínico se encuentra entre 60 y 70 lúmenes por vatio
  • No están diseñadas para estar continuamente encendidas, ya que generan mucho calor, afectando su rendimiento al generar un sobrecalentamiento
  • Ángulo de apertura de luz de hasta 360 grados, gracias a que los LEDs se pueden distribuir por toda la luminaria, generando que su haz de luz se reparta homogéneamente por toda su estructura
  • Emite luz unidireccional exclusivamente

LED COB (Chip on Board – Chip en la Placa)

  • Su construcción se basa en un conjunto de leds en un mismo encapsulado, cuyo material disipa mejor el calor.
  • El rendimiento lumínico es de hasta 120 lúmenes por vatio, el doble que las bombillas SMD.
  • Son adecuadas para espacios donde se necesite luz encendida durante muchas horas. 
  • La duración de la bombilla LED COB es mayor gracias a que genera menos calor.
  • Ángulo de apertura de hasta 160º, pero con luz multidireccional y sin deslumbramiento, ya que la intensidad lumínica es mayor sin necesidad de concentrar tanto el haz de luz
  • Mayor durabilidad al no necesitar un circuito eléctrico para su funcionamiento
  • Mejor gestión de las fluctuaciones eléctricas

Diferencias entre el LED COB y SMD

Las diferencias entre estos dos tipos de LED están basadas principalmente en su construcción y en la forma en la que están diseñadas para disipar el calor generado por la iluminación. 

El LED COB está construido como una matriz de LED’s, es decir, existe una concentración de los LED’s en una pastilla recubierta de silicona. Gracias a que este conjunto de LEDs se encuentra en un mismo encapsulado, los LED COB (chip en la placa)  tienen una gestión del calor mucho mejor que las luminarias LED SMD.

La gestión de la temperatura de la luminaria es esencial para garantizar una larga duración y el correcto funcionamiento de una lámpara LED. El calor generado  por las luminarias siempre se emite en dirección contraria al haz de luz, lo que quiere decir que el calor va directo a la parte trasera de la luminaria donde se encuentra el chip. Por ello, como se mencionaba anteriormente, es completamente necesario disipar correctamente el calor generado, para evitar el sufrimiento del chip y que repercuta en su rendimiento. 

Las luminarias con tecnología LED COB pueden estar prendidas ininterrumpidamente, mientras que, para las que utilizan SMD no es recomendable, ya que en caso de no gestionarse correctamente, pueden alcanzar altas temperaturas generando un sobrecalentamiento.

Importancia de la elección del LED correcto

Las lámparas LED son uno de los avances más importantes en la tecnología de la iluminación. Su creación ha permitido aumentar la eficiencia de las luminarias en términos de calidad, vida útil, ahorro, cuidado del medio ambiente, entre otras cosas, por lo que elegir una luminaria LED sobre  aquellas incandescentes o fluorescentes es la opción más eficiente. 

A pesar de esto, y derivado de todos estos aspectos, se puede observar que algunas luminarias LED nos pueden proveer mayores beneficios que otras y esta elección sigue siendo igual de importante si lo que se busca es tener un proyecto de iluminación exitoso.

Tanto el LED COB como el SMD cuentan con diferentes características, las cuales vale la pena resaltar para obtener un mejor resultado en los proyectos que se quieran llevar a cabo. La tecnología LED COB siempre garantizará un mayor tiempo de vida y calidad en la iluminación, logrando grandes  ahorros económicos y energéticos.